domingo, 17 de mayo de 2015

Los gorrones




 

Los gorrones

 

 

El camarero dejó en la barra una taza de café con leche, y otra con un cortado. Antes de ir a pescar, los amigos solían verse en aquel bar. Uno de ellos, preguntó al otro:

—¿Qué tal la semana?

—Muy bien, hemos vendido diez coches y para la próxima, un comercial nos ha encargado tres vehículos de reparto. Y vosotros. ¿Notáis la recuperación económica?

—Con la bajada del carburante hemos superado las ventas del mes pasado… por cierto, ¿Te importaría pagar el cortado?, no llevo suelto.

—¡No me jodas! Acabo de sacar del cajero doscientos euros, y me ha dado un sólo un billete.

—Esperemos a que llegue Paco, como está en el paro, siempre lleva calderilla por los bolsillos.